Trastorno reactivo de la vinculación


Según el DSM-IV-TR los criterios diagnósticos para dicho trastorno son los siguientes:

A. Relaciones sociales en la mayor parte de los contextos sumamente alteradas e inadecuadas para el nivel de desarrollo del sujeto, iniciándose antes de los 5 años de edad, y puestas de manifiesto por alguna de las dos siguientes situaciones:

1) incapacidad persistente para iniciar la mayor parte de las interacciones sociales o responder a ellas de un modo apropiado al nivel de desarrollo, manifestada por respuestas excesivamente inhibidas, hipervigilantes, o sumamente ambivalentes y contradictorias (p. ej., el niño puede responder a sus cuidadores con una mezcla de acercamiento, evitación y resistencia a ser consolado, o puede manifestar una vigilancia fría).

2) vínculos difusos manifestados por una sociabilidad indiscriminada con acusada incapacidad para manifestar vínculos selectivos apropiados (p. ej. Excesiva familiaridad con extraños o falta de selectividad en la elección de figuras de vinculación)

B. El trastorno del Criterio A no se explica exclusivamente por un retraso del desarrollo (como en el retraso mental) y no cumple criterios de trastorno generalizado del desarrollo.

C. La crianza patogénica se manifiesta al menos por una de las siguientes

características:

1) desestimación permanente de las necesidades emocionales básicas del niño relacionadas con el bienestar, la estimulación y el afecto.

2) desestimación persistente de las necesidades físicas básicas del niño.

3) cambios repetidos de cuidadores primarios, lo que impide la formación de vínculos estables (p. ej., cambios frecuentes en los responsables de la crianza)

D. Se supone que el tipo de crianza descrita en el Criterio C es responsable del comportamiento alterado descrito en el Criterio A (p. ej., las alteraciones del Criterio A empezaron tras la instauración de los cuidados patogénicos que aparecen en el Criterio C). Código basado en el tipo:

Tipo inhibido: si predomina el Criterio A1 en la presentación clínica.

Tipo desinhibido: si predomina el Criterio A2 en la presentación clínica.

Respecto al tratamiento del trastorno, antes de los seis años es reversible por medio de una intervención intensiva y adecuada. Además es necesario que la intervención se dé en el ambiente cotidiano, natural en el que se desenvuelve el niño. Lo que se busca es el desarrollo de habilidades y para lograrlo se le pide que lo realice mediante la instrucción directa y se trabaja también con el modelado e imitación.

3 Comments (+add yours?)

  1. vanessa
    Apr 20, 2011 @ 18:47:39

    trastornos emocionales y de conducta.

    englobando los tres temas, peinso que son temas bastante interesantes, donde conocemos un poco mas de lo que viven los estuidntes, dond elogramos establcer una empatia con ellos. los probelmas emocionales pueden ser un desencadenante perfecto para que el proceso de A-E pueda verse con dificultad, donde el estudiante no pueda prender bajo un rito parecido a los de los demas, es un obstaculo para que sigan adellante, y el mayor problema es que muchos docentes creen que los problemas emocionales no deben ser motivo para que el estudiante tenga un problema de aprendizaje. Los probelmas de conductas son mas notorios, el apartarse socialmente, hace que los profesores sientan que tiene Asperger o Autismo pero nunca un Trastorno reactivo de la vinculación
    Como psicologos educativos debemos dar a conocer todos estos apsectos que pueden dañar le proces de A-E, ademas de brindar la orientacion correcta para el manejo de los mismo.

    Reply

  2. AdrianaGutiérrez
    Apr 21, 2011 @ 01:10:22

    ¡WOW! Que significativo es el papel de los padres en el desarrollo de sus hijos, siempre lo hemos sabido pero cuando leemos temas como el trastorno reactivo de la vinculación, recordamos que la relación entre el niño y sus cuidadores es simplemente el principal pilar de su vida.
    Es urgente que los padres, profesores y autoridades en general sean formados en estos temas. Como dicen por ahí no hay una escuela de padres pero debería existir.

    Reply

  3. Karina Velásquez
    Apr 25, 2011 @ 22:35:54

    Como comentábamos en clases anteriores, es todo un reto para los padres desarrollar vínculos afectivos cuando lo que reciben de sus hijos no son precisamente muestras de afecto. Los psicólogos deben favorecer estas relaciones objetales para que los padres no se sientan frustrados con el niño, explicarles las manifestaciones del trastorno y qué estrategias pueden usar en la cotidianidad.
    La comunidad educativa debe estar informada al respecto puesto que la “excesiva confianza” que puede mostrar el niño con los extraños puede atentar contra su integridad.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: